Sueldos de periodistas

libertadexpresion16cesarmartinezlopez_1.jpg

Recuerdo una caricatura que circulaba en las redes sociales. Un niño reflexionaba acerca de la profesión de su progenitor: “¡Mi papá es periodista! Tiene alma de niño curioso y talento de poeta. Coraje de un superhéroe, horario de hospital y estómago de guerrero. Tiene ojo de halcón, olfato de oruga y fama de estrella…”

De repente su expresión cambia: de sentirse maravillado pasa a estar triste. “Lo único que no me gusta -dice- es que tiene sueldo de periodista”. La afirmación de que el periodismo es una profesión en la que no se puede tener grandes aspiraciones es una realidad palpable.

The New York Times publicó un artículo titulado: ‘La miseria del mejor oficio del mundo’, para evidenciar las dificultades que de los reporteros por sus salarios. La crisis económica y de los modelos de negocios provocada por el auge de Internet son dos factores que han deteriorado esta situación de manera alarmante a escala mundial. “La agencia oficial EFE paga en promedio un poco menos de 20 dólares por crónica o reportaje.

El diario El Mundo paga 76 dólares por un artículo para la web; ‘El Economista’ casi cien dólares por el contenido que llena una página. Y así en casi todos. Es menos que lo que se paga por jornada de trabajo en la construcción o la limpieza de edificios”, dice el escrito.

En América Latina la situación es parecida y se agrava con olas de despidos. Para Ignacio Escobar, director de eldiario.es de Madrid, la gran amenaza del periodismo no es cómo se investiga, se escribe o se publica sino cómo se paga. Añadiría la falta de oportunidades.

Esta semana recibí un correo de una exestudiante que ofrecía tortas de maduro. Al igual que muchos graduados de periodismo, no encontró empleo ni sueldo fijo y tuvo que desarrollar su propia estrategia para subsistir.

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

Sueldos de periodistas

***

La miseria del mejor oficio del mundo

***

El periodismo, una de las profesiones peor pagadas

***

¿Los periodistas deben ganar de acuerdo a los ingresos de los medios?

***

Cronista del narco

paroperiodistas.jpg

La muerte es el precio de quienes se revelan ante el silencio en México. Javier Valdez, de 50 años, es uno de los reporteros que mejor contó la violencia del narcotráfico en Sinaloa. Escribía para el semanario Ríodoce, que creó hace 14 años, y era corresponsal del diario La Jornada.

El lunes, a plena luz del día, unos sujetos lo interceptaron cuando se desplazaba por las calles de la Colonia Jorge Almada. Le dispararon a quemarropa. En las fotografías se ve su cuerpo tendido en el suelo y cubierto por un manto celeste, que no alcanza a ocultar por completo su sombrero.

Los transeúntes, que se aglomeraron alrededor de las cintas amarillas que prohíben el paso, grabaron y capturaron la escena. La noticia se viralizó en cuestión de minutos y conmovió a todo el mundo, porque prueba, una vez más, que en México reina la impunidad.

Valdez es el sexto periodista asesinado en este país en lo que va en el año y su muerte se suma a las más de 100 registradas desde 2000. Su delito fue enfrentarse al crimen organizado y escribir sobre él. En una entrevista con ‘La Jornada’ contó: “No hablamos solo de narcotráfico, una de nuestras acechanzas más feroces. Hablamos también de cómo nos acecha el gobierno. De cómo vivimos en una redacción infiltrada por el narco”.

A pesar de saber que era riesgoso, sentía una motivación mayor: “Tengo que escribir lo que veo y lo que escucho, tengo que levantar la voz para que sepan que el narco es una plaga, un devorador traga niños, mujeres, devora ilusiones y familias enteras. Tengo que decirlo, con miedo y coraje… Somos muchos los reporteros que tenemos claro que algún día un balazo puede llegar antes que nosotros”, dijo en uno de sus textos.

Esta columna está dedicada a Valdez, porque a él -como a muchos- ser valiente le salió caro.

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

Cronista del narco

***

Asesinaron al periodista mexicano Javier Valdez Cárdenas

***

¡Madre…!

IMG_0492 (1)

Mi madre, Délfida, junto a mi hija Natalia (septiembre de 1989).

La recuerdo sentada frente a la máquina de coser, elaborando prendas de vestir para sus hijos. La miro en la cocina preparando caldo de gallina criolla, o verde asado con suero blanco. La memoria me devuelve su imagen rayando el maíz para hacer tortillas o el pan seco que tanto me gustaba…

Mi madre era una maquinita imparable: la primera en levantarse y la última en dormir. Délfida, así se llamó. Su padre (mi abuelo) era un comerciante importante de Chone. Entre las décadas del 50 y 60 estaba catalogado como el mejor mercader del pueblo. Su primogénita -mi madre- se enamoró de Roque -mi padre-, un campesino y ganadero del lugar. Se casaron en 1948. Tuvieron 13 hijos (6 mujeres y 7 varones).

Délfida vivió 66 años. El cabello se le llenó de canas y las arrugas poblaron su rostro. Medía alrededor de 1,65 centímetros y pesaba 140 libras. Era una mujer alegre, feliz, dichosa y de una energía inagotable. Bromeaba con sus hijos, que se enfermaban con una frecuencia desconocida para ella.

-“Yo no los parí, los cagué”, decía, mientras se ahogaba en risa.

Ella no conocía de hospitales, ni de médicos, ni clínicas, ni de pastillas. Sus remedios eran proporcionados por la naturaleza. Nunca estuvo presa en un cuarto de paredes blancas y camillas duras… Hasta que llegó el cáncer. Un día fui a visitarla y mis hermanos me dijeron que estaba en la clínica. El médico dijo que no era nada grave. Regresó a la casa, pero pronto volvieron los dolores.

La traje a Quito. Aquí, un médico, que hacía diagnóstico a través del iris del ojo, pronunció las palabras más duras: “No hay nada que hacer. El cáncer es avanzado. Es muy tarde”. Mi guerrera, mi héroe, mi madre, había perdido la guerra sin pelear ni una sola batalla…

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

¡Madre…!

***

Día de la Madre

***

Historia detallada del Día de la Madre

***

Contar y trascender

48967683_l-770x410.jpg

Las bases de datos -que contienen cantidades enormes de información organizada en un mismo contexto- pueden ser una lista de elementos clasificados bajo un orden o mina de oro. Todo depende de quien las explore y de la capacidad que tenga para hacer hallazgos significativos y presentarlos de una forma creativa e impactante. En el campo periodístico se han constituido en un recurso indispensable para contar historias. Los expertos en el tema afirman que esta tendencia marcará el futuro del oficio. El portal de la casa editorial El Tiempo explica tres razones poderosas por las que esto sucederá.

La primera está vinculada con el poder que tiene las cifras. Los datos, bien cruzados, analizados y manejados, permiten hacer descubrimientos importantes que dotan de solidez y confiablidad a las hipótesis de una investigación. El segundo punto tiene que ver con que toda cifra esconde un relato humano. Un manejo correcto de los datos permite encontrar nuevos ángulos para narrar vivencias de personas que están inmersas en esas realidades.

Y la tercera razón, que se presenta además como un reto, es la necesidad de innovar. Según el artículo existen múltiples herramientas para buscar, abrir y manejar bases de datos en línea y la mayoría son gratuitas.

El periodismo de datos está presente en iniciativas emergentes como ‘InstaDatos’, un proyecto de la reportera española Anabel Cordobés, quien, para mostrar que estos elementos pueden enriquecer su trabajo, abrió el pasado 17 de abril una cuenta en Instagram, en la que, a través de las cifras, crea gráficos y videos que cuentan historias y reflejan lo que está sucediendo en su entorno. Cordobés es de aquellas personas que tienen el don de convertir lo simple en algo significativo…

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

Contar y trascender

***

3 razones por las que el periodismo de datos es el futuro de la información

***

Hoy nace ‘InstaDatos’ para mostrar cómo hacer periodismo de datos

***

Manual de Periodismo de Datos

***

Reinvención del periodismo…

PeriodismoinnovadorenAmericaLatinaCOVER.png

El mecanismo contra la rutina o la obsolescencia es la reinvención. Esa capacidad de transformarse es la estrategia que el periodismo ha tenido que implementar para sobrevivir en medio de la vorágine de la sobreinformación.

El Centro Knight de la Universidad de Texas, EE.UU., que está constantemente creando programas para la capacitación de reporteros, compiló en el libro digital ‘Periodismo innovador en América Latina’ una serie de reportajes en los que evidencia el trabajo y la creatividad de quienes revolucionan el oficio a través de nuevas propuestas periodísticas.

El origen de estas experiencias es variado. A veces político, como en el caso de Efecto Cocuyo, un sitio de noticias, que surgió en 2015 ante la necesidad de medios independientes que combatieran el bloqueo informativo en Venezuela. Su equipo encontró en Periscope la herramienta ideal para llevar imágenes que los medios tradicionales no estaban transmitiendo.

Otras veces, estas ideas nacen en medio de un momento de crisis personal o de tragedia. El antecedente de la iniciativa ‘Yo sobreviví’, que forma parte de una plataforma en línea de investigación y recopilación de datos del conflicto colombiano, desarrollado por el periodista e ingeniero en sistemas Óscar Parra, está marcado por la historia de Gustavo Díaz. Él era un comerciante del puerto de Turbo, en Urabá, Colombia, que perdió todo. Su esposa y sus dos hijas fueron asesinadas y calcinadas junto con su tienda de abarrotes a manos de guerrilleros de las FARC, en una de las masacres ocurridas en este país desde 1982. Estas son solo dos de las 17 experiencias que recoge la publicación, que está disponible para descarga libre en mi blog Solo Periodismo.

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

Reinvención del periodismo…

***

Periodismo innovador en América Latina

***

Noticia: Más allá de lo ‘caliente’

perio

¿Qué significa noticia? Los primeros términos que se le ocurrirán son: suceso, primicia, novedad. Si se aventura más, añadiría que tiene que ser de interés general y su redacción debe enganchar a los lectores y brindarles datos claros, precisos y completos.

Sin embargo, las nuevas tecnologías han modificado las concepciones sobre este género. Un ejemplo está en la página web de Nexo de Brasil (www.nexojornal.com.br). La propuesta de este portal es dejar de lado la cobertura de los acontecimientos y apostar por un periodismo de contexto, que explique el noticiero a través de reportajes multimedia, interactivos y de datos.

Tienen trabajos que comprueban que no es una utopía: uno de ellos es un especial interactivo para que el lector pruebe qué tanto conoce sobre su barrio. En su despliegue gráfico se puede constatar cuántas viviendas existen, el acceso al alcantarillado, luz y agua potable y hacer una comparación de su entorno con los datos del promedio nacional.

También desarrollaron un especial sobre los nombres de las calles de Brasil, que está compuesto por textos, gráficos y test que revelan lo que las avenidas dicen sobre el país. Materializar estas ideas no es mérito de una sola persona. El equipo de Nexo es de aproximadamente 30 personas, entre periodistas y profesionales de otras disciplinas. La forma más efectiva que tienen de llegar a las personas es a través de la difusión de contenidos en Facebook.

Su editora ejecutiva, Marina Menezes, contó al Centro Knight de Periodismo que tienen otra mirada de lo que es la noticia, que va más allá del gancho, de la actualidad o de lo “caliente” que esté el tema. Para ellos, lo fundamental es diseñar una presentación innovadora capaz de activar el debate público y de desafiar a los lectores a interactuar…

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

Más allá de lo ‘caliente’

***

Más allá de la noticia: sitio brasileño innova al invertir en periodismo de contexto y multidisciplinario

Fundado por una científica social, una ingeniera y una periodista, el sitio brasileño de noticias Nexo nació multidisciplinario, con el objetivo de innovar en la manera de abordar la información. La propuesta: dejar de lado la cobertura de los hechos y apostar por un periodismo de contexto, hecho con profesionales de diferentes áreas, que explique el noticiero a través de reportajes multimedia, interactivos y de datos.

***

Matar a un periodista

alto-a-la-muerte-de-periodistas

La impunidad. El titular dice: México registra 48 asesinatos de periodistas y solo tres condenados. Otra noticia retrocede hasta el 2000 y contabiliza 114 homicidios a periodistas en ese país. Sin embargo, el número de sentencias no varía: siguen siendo tres. Esta circunstancia prueba que el sistema judicial mexicano actúa con una pasividad escalofriante.

No hay la más mínima intención de investigar, castigar o combatir la caza de periodistas que practican los políticos y jefes del crimen organizado. Y, por lo tanto, las casi dos mil quejas que existen ante la Comisión de los Derechos Humanos carecen completamente de importancia.

La muerte de reporteros es una práctica naturalizada. Basta ver reportes como el del portal RT, que denuncia el asesinato del periodista Armando Arrieta, jefe de redacción del periódico La Opinión de Poza Rica, del estado de Veracruz. Según las investigaciones policiales recibió varios impactos de bala al llegar a su domicilio.

No es un acto aislado. En marzo se cometieron los homicidios de Miroslava Breach, reportera del diario Norte; Cecilio Pineda, que escribía en ‘La Voz de Tierra Caliente’ de Guerrero; y Ricardo Monlui, que colaboraba con ‘El Sol de Córdoba’, en Veracruz.

A falta de políticas estatales para la protección de quienes ejercen este oficio, los periódicos han empezado a tomar medidas propias y desesperadas. El diario ‘Norte’, en el que laboraba Breach, decidió cerrar su edición impresa, argumentando que no existen garantías ni seguridad para ejercer un “periodismo crítico”.

Matar a un periodista en México es sencillo. Al parecer hay una justificación implícita. Estorban a los criminales, a los corruptos, que se meten donde no deben. Para el poder no son ciudadanos, son una plaga que debe ser eliminada…

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

Matar a un periodista

***

Libertades en resistencia

***