‘La Revista’

39daa

En la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central se presentó ‘La Revista’, una nueva publicación académica. En el Editorial, Fabián Guerrero Obando dejó explícita la necesidad de interlocutores con los que sea posible el intercambio de experiencias de lo que implica “contar historias que conmuevan de una vez y para siempre”.

‘La Revista’ está conformada por cuarto secciones. Línea Recta, que es un espacio para temas de comunicación y periodismo. Los ensayos que cumplen este objetivo son “Aparecen ‘periodistas robots’: crecen los diarios ‘online’ y continúa la crisis de los periódicos”, de mi autoría; “Ciudad Hecatombe”, de Edison Lasso Rocha; “Las ficciones de la conversación y la participación política en medios sociales”, de Natalia Angulo; “Significaciones imaginarias sociales sobre el proceso de cambio en Ecuador a través del programa La Cabina de Radio Pública” de Alicia Elizundia; “Ciudad Letrada/Ciudad Virtual. América Latina en la Era de la Híper Industria Cultural”, de Álvaro Cuadra y “El huésped o la vida desde el error”, de Gustavo Abad. Expreso Móvil, está cargada con relatos y testimonios. La crónica “Nunca más un día de la madre” de Doris Elena Pinos Calderón y la entrevista al creador de la página Crudo Ecuador son el plato fuerte de este número.

La sección Doble Sentido contiene ensayos sobre literatura: “Morir cantando y con las plumas puestas”, de Juan Pablo Castro y “Luis A. Martínez”, de Susan Rocha. El penúltimo apartado, Perdigones, despliega selecciones de poemas de Ulises Estrella, Miguel Donoso Pareja y Manuel Zavala Ruíz. Y, para cerrar, Extramuros, que es una revisión de las novedades editoriales. En fin, una revista que pretende servir a la comunidad académica y activar el interés por la lectura.

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

La Hora

***

La Revista

Presentación de La Revista

Foto

Autoridades, profesores y estudiantes de la Facultad de Comunicación Social, de la Universidad Central del Ecuador, asistieron hoy a la presentación de la publicación académica La Revista. En esta primera edición se abordan temas de periodismo, redes sociales, tecnologías digitales, entre otros.

La Revista

Crónica desde Ecuador: ‘Ser periodista a veces duele’

574a2884_2.jpg

La noche del sábado 16 de abril armamos viaje junto al equipo de Visión 360 de Ecuavisa. No dormimos. No podíamos. Desde aquella noche el sueño es difícil de conciliar. Dejamos Guayaquil. En el camino, Iván Maestre, Tito Mite, Carlos Sacoto y yo comentábamos las fotos nocturnas que habíamos visto, enviadas por amigos y familiares que tenemos en Manabí. “Grave parece la situación”, concluimos. Pero la realidad nos desbordó, sobre todo al amanecer. Llegamos a Portoviejo y lo que vimos en los siguientes días todavía resulta difícil de plasmar en letras.

Clases de Periodismo

Terremotos

terremotomal

El sábado pasado un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter sacudió la Costa. Las provincias más afectadas son Manabí y Esmeraldas. Las fotografías del desastre muestran edificaciones en escombros y evidencian el drama que atraviesan los habitantes. Si se traza una línea de tiempo, se trata de uno de los movimientos telúricos más fuertes de las últimas cuatro décadas.

Según el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, otros eventos similares en Ecuador fueron el de Pujilí (1996), de 5.7 grados, que ocasionó la muerte de 15 personas; el de Bahía de Caráquez (1998) que destruyó el lugar; el de Latacunga (1976), de 6 grados y, quizá el peor, el de Ambato (1949): Guano, Patate, Pelileo y la tercera parte de la ciudad quedaron en ruinas. El saldo de este sismo fue de 5 mil 50 muertos.

Después de que la Tierra tiembla, las poblaciones tienen que levantarse de entre los escombros, resucitar de sus cenizas como un ave fénix.

Latinoamérica ha sido testigo de estas reconstrucciones. Basta con recordar lo que sucedió en el 2010 con Haití, donde 316 mil personas murieron y más de un millón quedaron sin hogar en el terremoto de 7,0 grados. O lo que pasó en 1970 en Chimbote, Perú, cuando el movimiento telúrico de 7,9 grados provocó una avalancha de hielo que enterró a la localidad de Yungay, donde vivían 20 mil personas.

En 1985, Ciudad de México sufrió un sismo de 8, 0 grados que dejó al menos 9 mil 500 muertos. En Chile, el gran terremoto de Valdivia (9,5 grados) en 1960, produjo un maremoto y provocó la erupción del volcán Puyehue. El saldo de fallecidos fue de dos mil y el de damnificados superó los dos millones. Ecuador se repondrá de la trágica experiencia del terremoto, aunque nos cueste años y se requiera de solidaridad a largo plazo.

Roque Rivas Zambrano

roque@lahora.com.ec

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

La Hora